ARGENTINA: UN PAÍS DE GRANDES CAMBIOS

Al sur del continente americano hay un lugar que, por sus características territoriales, económicas y de formación, pudo haber sido como Australia, o como Canadá, pero no se parece a nada: una sociedad nacida de la mezcla de culturas, una historia política compleja y cambiante, una identidad indescifrable hasta para sus propios habitantes… Entre tangos, fútbol y asados de carne vacuna, un recorrido por la historia de una nación destinada a los cambios.

 

DE LA COLONIA A LA PRIMERA CONSTITUCIÓN

Antes de la llegada de los colonizadores europeos, el territorio de la actual República Argentina estaba poblado por diversas tribus indígenas. En la Patagonia habitaban los tehuelches y mapuches, los ranqueles en la llanura pampeana, en la región chaqueña vivían tobas, mocovíes, pilagás y wichís, los comechingones en Cuyo, entre otros.

En 1514 Solís accede al gran estuario que llamaría “de Santa María”. Al encontrar en la región grandes cantidades de oro y de plata, los españoles empezaron a nombrar a esta región como “el puerto de la plata”.

Hasta 1776 todo el territorio ahora conocido como argentino pertenecía al Virreinato del Perú. Recién en aquel año, durante el reinado de Carlos III de España, se convierte en el Virreinato del Río de la Plata.

Entre 1806 y 1807 se producen las invasiones inglesas, repelidas por las tropas de Santiago de Liniers, y con una gran participación de la ciudadanía criolla. De este hecho deriva la expulsión del Virrey Sobremonte para ser reemplazado por Liniers. Él y otros líderes militares criollos comenzaron entonces a participar del Cabildo, centro de las decisiones políticas, en el que sólo participaban españoles, dando cabida a un sentimiento y un proyecto patriótico hasta entonces inédito.

En 1810 comienza en Buenos Aires la Revolución de Mayo y se da inicio a la Guerra de Independencia, de las Provincias Unidas del Río de la Plata contra la Corona Española.

En 1812 las tropas españolas intentan avanzar sobre el noroeste argentino. El 25 y 26 de septiembre de ese año, el Ejército del Norte, comandado por Manuel Belgrano, aún siendo doblado en número por su enemigo, vence a los realistas en la Batalla de Tucumán. Al enterarse de este triunfo resonante, San Martín dirige un movimiento desde Buenos Aires, con el fin de derrocar al gobierno, poco comprometido con la independencia. El objetivo se cumple a través de la presión de los cuerpos armados y el pueblo, dando lugar a la formación del Segundo Triunvirato, y exigiendo una Asamblea Suprema con representantes de todas las provincias, para firmar la independencia y redactar una Constitución.

 

CONFLICTOS DE UN PAÍS INDEPENDIENTE

El 9 de Julio de 1816, en un congreso de diputados en la ciudad de San Miguel de Tucumán, se proclama la independencia de las Provincias Unidas en Sud América.

Una vez concluida la pelea por la independencia, comienzan en el país las guerras civiles, entre “unitarios” y “federales”. Los unitarios proponían un gobierno centralizado en Buenos Aires. Los federales, liderados por Artigas, constituyeron una “Liga de Provincias Federales”.

En 1852 tiene lugar la batalla de Caseros, en la que el Ejército Grande (una alianza entre las provincias de Entre Ríos y Corrientes con Uruguay y Brasil) derrota a Rosas (Gobernador de Buenos Aires). El líder de aquella alianza, Justo José de Urquiza, asume la presidencia del país. Así se gestaron dos estados: Buenos Aires, y la Confederación Argentina. El país se unifica recién1861, cuando Bartolomé Mitre se hace cargo de las tropas porteñas, vence a la Confederación en la batalla de Pavón y asume la presidencia de una nación unificada.

A mediados del Siglo XIX, La Argentina entra en una larga época de abundancia y prosperidad económica, basada en la producción de carnes y granos. Este crecimiento de la economía generó la gran corriente inmigratoria europea, un fenómeno masivo de gran influencia en la construcción de la identidad argentina.

En 1870 comienzan a intensificarse los conflictos con los pueblos indígenas que habitaban en las regiones pampeana y patagónica. El gobierno nacional avanza sobre territorios dominados por los indígenas, para incorporar sus tierras al sistema productivo. En 1877 Julio Argentino Roca asume como Ministro de Guerra y decide intensificar los ataques: su idea es “subyugar, expulsar o exterminar” a los indígenas. Se denomina a la incursión militar como “la Conquista del Desierto”. El final de las campañas se da alrededor de 1888, ya con Roca como Presidente de la Nación. Las cifras son inexactas, pero se calcula que entre 14 mil y 90 mil indígenas murieron durante las campañas, y al resto se los redujo y se los separó de sus familias y su cultura.

 

RADICALES Y PERONISTAS

En el comienzo del Siglo XX se sanciona la Ley Saenz Peña, que establece el sufragio secreto, obligatorio y universal para votantes masculinos (1912). De esa primera elección presidencial resulta ganador Hipólito Yrigoyen, de la Unión Cívica Radical (UCR), venciendo a los conservadores. En 1930 los militares derrocan a Hipólito Yrigoyen, en el primero de una larga serie de Golpes de Estado que interrumpen de manera sistemática los gobiernos civiles. Con ese primer golpe, comienza una época conocida como “la década infame”.

En 1945 se da un nuevo quiebre en la historia política argentina. Juan Domingo Perón, líder popular de la clase trabajadora por sus medidas como Ministro de Trabajo es obligado por militares a renunciar y queda detenido en la Isla Martín García. El 17 de Octubre de ese año, una inédita y gigantesca movilización popular a la Plaza de Mayo presiona al gobierno y consigue su liberación. Al año siguiente, Perón es electo Presidente. En su primer mandato (1946-1952), junto a su esposa Eva Perón, promueve leyes laborales a favor de los trabajadores, nacionaliza los ferrocarriles, e impulsa el desarrollo de las industrias. En 1947 se sanciona la Ley de Sufragio Universal, que reconoce por primera vez el derecho de las mujeres mayores de 18 años a votar y ser votadas.

En 1952 Perón es reelecto por el 62% de los votos. En su segunda presidencia comienzan a producirse conflictos sociales y huelgas. Su gobierno se enfrenta con la Iglesia.

En 1955, los Comandos Civiles (un grupo cívico-militar antiperonista, integrado por conservadores, radicales y socialistas, aliados a la Marina de Guerra, y la Iglesia Católica), bombardean la Plaza de Mayo durante una manifestación, dejando más de 350 muertos. Perón pide calma, pero grupos de seguidores salen a quemar iglesias. Luego de algunos meses de diálogo estéril entre partidos políticos, en el mes de septiembre las Fuerzas Armadas derrocan al gobierno peronista, bajo el nombre de Revolución Libertadora. El peronismo es proscripto y su líder se exilia.

 

LOS GOLPES MILITARES

En 1958 asume la presidencia Arturo Frodizi, y comienza una larga etapa gobiernos democráticos derrocados, que dan lugar a gobiernos militares que terminan convocando a elecciones. Hacia la década del ’70, la violencia y los enfrentamientos políticos dominan el clima social. En 1969 se produce el “cordobazo”, una importante protesta de estudiantes y trabajadores en la Ciudad de Córdoba. Este levantamiento popular produjo la caída del gobierno de facto de Juan Carlos Onganía.

En 1973 se levanta la proscripción del peronismo, que gana las elecciones. Juan Domingo Perón asume la presidencia (su tercer mandato), pero muere al año siguiente, dejando en el cargo a su tercera esposa, María Estela Martínez de Perón, conocida como “Isabelita”. Su gobierno es extremadamente débil, y no puede contener las luchas internas, la crisis económica y la violencia social creciente.

El 24 de marzo de 1976, después de un nuevo golpe militar, llega al poder el Proceso de Reorganización Nacional, liderado por Videla, Massera y Agosti, la dictadura más sangrienta de la historia del país. Durante sus años en el poder, El Proceso implantó un sistema ilimitado de terror social y persecución contra los opositores, con centros clandestinos de detención y tortura, apropiación de bebés y desaparición de personas. Económicamente, fue una época de endeudamiento y de construcción de un sistema financiero especulativo. En este contexto se jugó en La Argentina el Mundial de Fútbol, en 1978, que ganó la selección local, dirigida por César Luis Menotti. El gobierno militar fue debilitándose, hasta llegar a la Guerra de Malvinas, con el Reino Unido. Luego de la derrota decidió convocar a elecciones.

 

EL REGRESO DE LA DEMOCRACIA

En 1983 asume Raúl Ricardo Alfonsín (UCR). Durante su gobierno se consolidaron las instituciones democráticas que habían sido destruidas, y se llevaron a cabo los juicios por crímenes de lesa humanidad de los años del Proceso. En el Juicio a las Juntas fueron procesados y condenados muchos miembros de las juntas militares.

El 1989 la hiperinflación lleva al colapso económico a gran parte de los argentinos. Alfonsín renuncia y asume Carlos Saúl Menem, del Partido Justicialista, (PJ) luego reelecto en 1995. En 1991 se sanciona la Ley de Convertibilidad, por la cual un Peso Argentino pasa a valer un Dólar. Así se favoreció una política económica neoliberal, que produjo el aumento de las inversiones, al tiempo que un desmantelamiento de la industria y una altísima tasa de desocupación. Esta situación de crisis se acentuó en el comienzo del nuevo siglo. Fernando de la Rúa, Presidente electo por la Alianza no pudo contener una nueva crisis económica, que se conjugó con un masivo descreimiento por la clase política y la descomposición de las Instituciones. El 19 de diciembre de 2001 la gente salió masivamente a la calle para protestar contra las políticas del gobierno, golpeando cacerolas. Después de dos días de protesta, y más de 20 muertos en enfrentamientos con la policía, el Presidente renuncia y deja la Casa de Gobierno en helicóptero. Pasaron varios presidentes en un mes, hasta la llegada de Eduardo Duhalde (PJ) como Presidente provisional.

En 2003 Néstor Kirchner gana las elecciones presidenciales con un caudal de votos históricamente bajo. Su mandato se apoya en las políticas de derechos humanos, la reforma integral de la Corte Suprema de Justicia, y una política de crecimiento económico sostenido. En 2007 vuelve a ganar las elecciones el el oficialismo, esta vez encabezado por Cristina Fernández de Kirchner, la primera mujer electa por el voto popular en la historia del país. En 2007 tuvo lugar un fuerte enfrentamiento entre el gobierno y los productores agropecuarios, que realizaron un largo paro con cortes de ruta y desabastecimiento.

A fines del 2010, año marcado por los festejos del bicentenario de la patria, falleció el ex presidente y marido de la Presidente en ejercicio, Néstor Kirchner, lo que produjo un fuerte impacto en la sociedad y un reordenamiento de los escenarios políticos.

DESTINOS