La Argentina tiene una economía capitalista con fuerte presencia del Estado como actor económico. Sus exportaciones agroganaderas constituyen la principal fuente de ingresos, aunque un notable desarrollo industrial y comercial le permite diversificar sus ventas externas.

Hacia el año 2001 el país atravesó un traumático proceso de crisis económica y política con consecuencias sociales muy negativas. La aplicación de políticas proteccionistas y populistas devolvió la confianza del público en la economía y se tradujo en un crecimiento espectacular de sus indicadores. Sin embargo, en el aspecto social, la pobreza masiva y la presencia de enfermedades asociadas a la miseria sigue siendo un flagelo de pendiente solución.

Su moneda es el Peso Argentino, pero es posible realizar transacciones en dólares norteamericanos o Euros en muchos sitios turísticos.

DESTINOS