Existen bebidas en el mundo que forman parte indisociable de la cultura y el paisaje de una región o un país, por lo que visitar ese lugar implica de manera casi obligada pasar un rato bebiendo y conociendo el sabor, las historias, los personajes, y todo lo que se entreteje en una misma ceremonia cotidiana; es lo que sucede con el pisco, aguardiente de uvas propio de la zona andina.

 
Ahora bien, esta bebida también depara una inmensa catarata de polémicas y debates alrededor de su verdadera procedencia, ya que tanto chilenos como peruano se sienten, y se dicen, sus verdaderos creadores.

Recorramos un poco ambas márgenes de esta disyuntiva.

En la página web piscochile.com leemos acerca de una investigación que erradica las dudas: el pisco es chileno. “El hallazgo de registros y documentos históricos que demuestran el temprano uso de la palabra Pisco en 1733, sumado a la sólida evidencia aportada por el Archivo Nacional e INAPI, el historiador argentino Pablo Lacoste afirma que se logra ‘demostrar que el pisco nació en Chile, y se ha desarrollado en este país, como producto típico, durante al menos tres siglos’”.

Por su parte, el portal piscoperu.com relata otra historia

“En el siglo XVI llegó la uva al Perú desde las Islas Canarias, traída por el Marqués Francisco de Caravantes. Cronistas de la época señalan que fue en la hacienda Marcahuasi, en el Cuzco, donde se produjo la primera vinificación en Sudamérica. (...) Las primeras noticias que se tienen en el Perú acerca de la elaboración de aguardiente de uva se remontan a inicios del siglo XVII. El renombrado historiador peruano Lorenzo Huertas refiere al respecto: ‘Hemos encontrado un documento de 1613 que indica la elaboración de aguardiente (de uva) en Ica. Esa sería una de las fechas más antiguas que hablan acerca de la elaboración de aguardiente no sólo en el Perú, sino en América’”.

Los peruanos también coronan su exposición mostrando el Diccionario de la Lengua Española, cuya entrada para la palabra “pisco” dice: “De Pisco, ciudad peruana en el departamento de Ica. Aguardiente de uva”. Y en los últimos años invocan otra mediación externa (europea): la Unión Europea decidió asegurar la protección y comercialización de esta bebida determinando que es de origen peruano, basándose en  informes de especialistas internacionales y expertos en derecho de propiedad intelectual

Claro está que ninguna resolución bastará para concluir la disputa sobre la cuna de esta bebida, y que, sea donde sea que haya nacido, cualquier ciudadano del mundo puede viajar por su ruta, en Los Andes para conocer los sitios en los que se produce y disfrutar de su ancestral sabor y textura.

 

FUENTES piscochile.com / piscoperu.com / Unión Europea / Wikipedia / RAE

 

DESTINOS